Google+ Followers

martes, 28 de abril de 2015

"ESO"

Él quiere a la mujer perfecta, perfecta para él, por eso me quiere a medias.

Me quiere sólo en las buenas, en las malas no contaría con su compañía, en parte tiene razón ¿quién carajos está para aguantar el genio del otro?, pero se olvida de que somos seres completos, no a medias y estoy harta de que me quieran sólo por la mitad, ¿quiere grandes pruebas de amor?, que haga pruebas de amor entonces y no se quede sólo en las ciber-páginas frías de su blog.

Al menos sé que en mi no queda, perdoné muchas cosas, pues al final era él quien terminaba buscándome, ¿pero saben algo?, basta, no vale la pena, estoy en un punto de mi vida en el que nada me falta ¿para qué cortarse las venas?. Si nos referimos al amor, yo me amo y mi seguridad o felicidad no depende de que un tipo me escriba miles de poemas, no digo que el detalle no se aprecie, ¡vaya que se aprecia cuando además el condenado es bueno escribiendo!, pero al final, no importa cuantas estrofas bonitas me dedique, pues las acciones terminan diciendo más que las palabras.

Después de la "pelea" (porque en realidad yo no lo tomé como tal), traté de marcarle, pensando en que podríamos ser amigos, pues la realidad es que tampoco lo odio, es una hermosa persona, pero un pésimo amante, eso si, aprendo mucho con él y me gusta su sentido del humor, pero siempre llega a un punto en el que... digamos que simplemente se pierde...  "eso". 

"Eso" que nos une, "eso" que hace que nos volvamos locos el uno por el otro, "eso" que hace que nos enfermemos o dicho de una forma más elegante: "eso" que hace que nos enamoremos.

No me contestó, sé que tiene sus razones, yo tuve las mías para decidir que no lo quería  más a mi lado, pero ojalá sepa que eso no significa que he dejado de quererlo, sé que parece que me estoy contradiciendo gigantescamente, pero no. Aprendí que hay personas de las que no quieres saber nada, pero que sin embargo quieres, así es el poeta para mi, personaje de mis cuentos pero nunca más de mi vida. 

Paso de dar detalles, pues hay cosas que no deben permanecer escritas en los diarios, sino en la memoria.

Y que hermosos recuerdos...  


domingo, 26 de abril de 2015

PACH

Querido amigo, manché una página con mis lágrimas al tratar de distraerme, si, egoístamente quise distraerme de tu posible muerte.
Lo lamento, de verdad lo lamento, por no haber estado ahí para evitar que un idiota te pasara una llanta encima, por dejarte solo en esa jaula vacía y fría en el hospital, con esos "doctores" vacíos y fríos semejantes a sus instalaciones. Dicen que te pondrás bien, pero también dicen que puedes morir, no quiero que mueras, no de esa forma, deberías estar tranquilo e irte en medio de un perruno y apacible sueño, no con miedo, no con dolor, no solo...

Sé que tal vez me estoy adelantando a los acontecimientos, pero afrontémoslo, eres viejo, estás débil y el doctor dijo que lo que te pasó es grave, prefiero ser pesimista y llevarme una grata sorpresa a ser optimista y partirme el corazón al no recibir lo que esperaba.

Pach, las palabras no son suficientes, algunos piensan que exagero, no lo entienden, no pretendo que lo entiendan, me basta con que tú lo sepas, eres mi amigo, te quiero, no mereces que esto te pase, maldita sea, ¿qué clase de pecados puede tener un perro?, ¿el karma ataca también a los animales?, ¿o acaso es el karma quien se desquita conmigo cobrando tu vida?, si ese es el caso, el karma es una puta, o un hijo de puta, no sé si sea hombre o mujer o asexuado, el punto es que : !que se joda el karma! y su manera de hacer las cosas.

Eres un buen compañero, fuiste el primero en no juzgarme y alegrarte cada de regresaba a casa. Cuando no había nadie (la mayoría del tiempo) me acompañabas y comías conmigo, te quedabas echado a mi lado hasta tarde y no pedías nada más que un buen lugar dónde dormir y comida, no eras caprichoso, al menos no como la mayoría de humanos que conozco.

En el anterior párrafo empecé a hablar en pasado...






domingo 26 de Abril

En el jardín, tres metros bajo tierra, se haya tu cuerpo  en una caja repleta de cal, no hablaré a detalle sobre las circunstancias de tu muerte, prometí aceptar lo que sea que fuera a pasar y no pienso romper esa promesa.

Un final grotesco, un final agonizante, ¿ y qué?, no es más que materia, reencarnará en flores.

Yo te quiero más allá de eso, de la máscara, y por eso, de cierta "forma", aún sigues conmigo, acompañándome en la mesa, aunque ya no tenga que poner tu plato.